• RuralVillasol.com
  • RuralVillasol.com
  • RuralVillasol.com
  • RuralVillasol.com
  • RuralVillasol.com
  • RuralVillasol.com

Bienviendo a nuestra web

 



La Casa Rural Villasol está situada a sólo 2 kms. de Magacela, en plena naturaleza, por lo que podrá realizar innumerables rutas senderistas y turísticas. En ella podrá descansar en familia, con amigos y con la mejor compañía que desee, siempre rodeado de naturaleza, tranquilidad y un enclave histórico singular como es la villa magacelense. La belleza del entorno de la casa es de enorme atractivo, con salir al patio podrá respirar el aire puro del campo. El corral, debido a su enorme tamaño, le permitirá disfrutar de un gran espacio para realizar actividades deportivas, comer al aire libre ... y todo con la tranquilidad y aislamiento de que se encuentra vallado y aislado. El alojamiento dispone de cuatro habitaciones dobles, cocina totalmente equipada, amplio salón-comedor con chimenea, baño completo y aseo.
El enorme atrativo de la zona le permitirá disfrutar de numerosas rutas senderistas eco-turisticas e históricas.

Leer Más


Casa rural Olleros de Magacela es una casa inaugurada en Noviembre de 2015. Se encuentra en la localidad de Magacela a tan solo 20 metros de la piscina municipal, con unas vistas increíbles del castillo de Magacela. Se trata de una amplia casa dúplex de dos plantas. Dispone de 4 habitaciones todas ellas dobles, dos cuartos de baño, cocina completamente equipada, salón y amplio patio.

Algunos detalles como suculentos dulces artesanos, puede disfrutar el cliente en nuestra casa. El alojamiento ofrece la posibilidad de disfrutar de suite con jacuzzi para dos personas con un aumento sobre el precio estándar (preguntar información y precio aparte).

Sin duda alguna, el entorno y pueblo donde se sitúa la casa cuenta con un atractivo innegable, siendo uno de los destinos histórico-artíscos y naturales más demandados en los últimos años en la región.

Leer Más
image1

Las Casas Rurales VillaSol y Olleros de Magacela se encurntra en el término municipal de La villa de Magacela, la primer a las afueras y la segunda en pleno núcleo urbano, en la parte de abajo de un enclave histórico que recibió su nombre de la antigua Umm Gazala árabe, población que asentada en lo más alto del cerro, se refugiaba en torno a los muros de su enorme fortaleza. La importancia de la plaza se aprecia en el encabezamiento “Umm” de su topónimo, ya que según los diferentes estudios llevados a cabo, es éste indicativo de las principales ciudades de la división administrativa del territorio hispano-musulmán. su fortaleza es de enorme atractivo turístico-historico que no puede dejar de visitar.

 

Imagen2

Puedes disfrutar del entorno natural de la localidad haciendo senderismo, siguiendo las rutas establecidas por el Ayuntamiento, Magacela posee una gran diversidad paisajística (dehesas, pastizales, sierra, paisajes, ambientes acuáticos,...) y, en consecuencia, una notable riqueza de flora y fauna que debe ser debidamente valorada por sus habitantes, auténticos protagonistas de su conservación y promoción. - Promoción del turismo de naturaleza. Este sector está en alza en Extremadura, ya que hay un aumento de visitas procedentes de otras comunidades y países en busca de paisajes y fauna para fotografiar u observar. Magacela tiene un amplio futuro en este campo, por la presencia de aves de interés (con un 99% de su territorio incluido en ZEPA), paisajes como las dehesas y los pastizales, y otros elementos de gran relevancia ecológica como los expuestos en este informe (ver odonatos, anfibios y reptiles, orquídeas y flora).

 

Aunque el topónimo de la localidad se remonta a la etapa medieval, debemos buscar el origen de esta población en la etapa prehistórica. Testimonios de estos primeros ocupantes son un dolmen y pinturas rupestres en la sierra.

Reafirmando la importancia del asentamiento en época prerromana y romana, podemos señalar que algunos autores sitúan en Magacela la muerte de Viriato en lucha con las tropas romanas del General Cepión en el año 139 a. C.

En los últimos años del siglo XII, los almohades se hacían fuertes al abrigo de los muros de su fortaleza aguantando la plaza hasta 1234 cuando el Maestre de la Orden de Alcántara Arias Pérez, gana el castillo durante el reinado de Fernando III.